Navegación Contenido Actividades en Austria

Casco histórico de Viena

La antigua ciudad imperial situada a las orillas del Danubio invita a un paseo a través de los siglos.

Haas-Haus y la Catedral de San Esteban © Österreich Werbung
El centro histórico de Viena es uno de los conjuntos urbanos más bellos de Europa. Tres épocas diferentes han dejado su imborrable huella en el aspecto de VI la antigua ciudad residencial de los Habsburgo: la Edad Media, representada por la catedral gótica de San Esteban (Stephansdom), uno de los símbolos vieneses por excelencia, que parece alzarse hacia el cielo; el barroco, cuyo legado más importante es el palacio imperial Hofburg con sus abigarradas cúpulas; y las postrimerías del siglo XIX, que han quedado inmortalizadas a lo largo de la avenida Ringstrasse, calle de trazado circular, en cuyo recorrido podemos contemplar magníficas edificaciones como son la Staatsoper (ópera nacional)y el Museo de Bellas Artes (Kunsthistorisches Museum), que se alzan donde antes estaba la antigua muralla urbana.

Las innumerables iglesias, palacios y parques contribuyen a realzar ese aire imperial, propio del casco histórico de Viena, acentuado, aun más si cabe, por las valiosísimas colecciones compiladas por acaudalados regentes, y la centenaria tradición musical de la banda imperial de la corte, además de la música clásica de Mozart y los valses de la dinastía Strauss.

Tampoco puede desligarse del casco antiguo de Viena, el disfrute de la cocina vienesa, lo acogedor de sus cafés y el vino.