Navegación Contenido Actividades en Austria
close
Please choose your country:
Or choose your language:

Rutas culturales y temáticas

Hay pocos países que puedan presumir de tener tantas peculiaridades culturales. Durante siglos, distintos estilos han conformado la arquitectura, la cultura de sus habitantes y las costumbres. Si desea dedicar su viaje a Austria a un tema en concreto, quedará asombrado por la cantidad de cosas que tiene por descubrir, experimentar y degustar.

Viñedos en el sur de la región de Estiria © Österreich Werbung  Peter Burgstaller
Viñedos en el sur de la región de Estiria © Österreich Werbung Peter Burgstaller
Abadía de Melk en el Wachau/Danubio, Baja Austria © Österreich Werbung/Homberger
Abadía de Melk en el Wachau/Danubio, Baja Austria © Österreich Werbung/Homberger
Riegersburg en la región de Estiria © Österreich Werbung  Popp & Hackner
Riegersburg en la región de Estiria © Österreich Werbung Popp & Hackner

Hay que admitir que las rutas del vino de Estiria ya no son ningún secreto local, aunque, por un buen motivo: el encanto natural del sur de Estiria combinado con el excelente vino de Estiria y una sabrosa comida casera es una realidad digna de ver y, sobre todo, de degustar. Y para seguir deleitando a su paladar, puede descubrir las rutas del vino del Burgenland donde, al contrario que en Estiria, el centro de la atención es el vino tinto.

Si prefiere degustar el ambiente de los siglos pasados, puede decidirse por una de las diversas rutas temáticas dedicadas a la agitada historia de Austria. A lo largo de la ruta de los castillos de Estiria y el Burgenland, encontrará un total de 18 castillos y palacios pertenecientes a distintas épocas, alineados uno tras otro como las perlas de un collar. El motivo por el que hay tantas fortalezas en un espacio relativamente pequeño tiene su explicación lógica: antaño el sureste de Austria lindaba con el Sacro Imperio Romano Germánico, de modo que estos impresionantes edificios servían como muros defensivos contra los enemigos procedentes del este. Y cumplieron su cometido: la mayoría de estos castillos y palacios no cayeron nunca en manos de sus enemigos, entre ellos, el formidable castillo de Riegersburg, de 850 años de antigüedad, que fue erigido directamente en el abismo de un abrupto cono volcánico de 482 m de altura y que parece haber salido de un cuento. Hoy en día, la que una vez fuera “la fortaleza más majestuosa de la cristiandad”, puede conquistarse cómodamente con un funicular y sus puertas están abiertas de par en par para sus visitantes. Como en muchos otros castillos y palacios de Austria, el pasado puede revivirse de lleno gracias a sus fantasiosas escenificaciones. La exposición sobre brujas, con los antiguos instrumentos de tortura, no solo les pondrá la piel de gallina a los más pequeños. Además, en la noche de Walpurgis y en las noches de luna llena celebradas en verano, se ofrecen representaciones dedicadas a las brujas y los hechiceros.

Otros temas menos mágicos, y más en consonancia con las habilidades políticas, se centran en la hegemonía de los Habsburgo en Europa durante casi 600 años. Puede seguir sus huellas a pie por el Camino de los emperadores y los reyes: el antiguo camino de los reyes, que conduce desde Fráncfort del Meno hasta Budapest, atraviesa por suelo austríaco el que una vez fue el centro del Imperio austrohúngaro y recorre el Danubio a lo largo de palacios barrocos, monasterios y ostentosas residencias, testimonio de las antiguas y poderosas metrópolis imperiales y culturales. Este camino le depara múltiples sorpresas: no son muchos los que saben que los Habsburgo disponían de 16 lujosas habitaciones imperiales en el monasterio augustino de San Florián, para poder descansar cómodamente durante sus viajes. Asimismo, la ciudad más antigua de Austria, Enns, no es ni de lejos tan conocida como, por ejemplo, el imponente monasterio benedictino de Melk, pero sus visitantes quedarán hechizados por el encanto medieval del centro de la ciudad. En la ruta transrománica puede viajar aún más atrás en el tiempo, ya que recorre el histórico camino del comercio de la antigua Roma desde Alemania a Portugal, atravesando Austria, o la Vía Claudia Augusta, la primera carretera real que cruzaba los Alpes. Es fascinante descubrir lo que las personas podían llegar a transportar por las montañas en aquellos tiempos: aceite de España, vino de Creta, ostras frescas o, incluso, especias desde Asia. Los establecimientos que encontrará a lo largo de la Vía Claudia Augusta le ofrecen aún hoy la oportunidad de degustar la “cocina romana”.

Sin embargo, los gobernantes de un país no son los únicos que dejan su huella: muchas de las rutas austríacas están dedicadas a la artesanía tradicional de sus habitantes. Por ejemplo, en la ruta de la madera de la boscosa región de Murau puede descubrir la importancia de la madera local como material para la construcción y la industria, y como fuente de energía, instrumento musical u objeto para las artes plásticas. En la región de Bregenzerwald, en Vorarlberg, la ruta del queso ilustra el antiguo arte del queso y permite conocer de cerca las queserías alpinas, las granjas, los restaurantes y las tiendas de quesos. Tanto si le interesa la artesanía, como la historia del país, su gastronomía o todo en su conjunto, le recomendamos realizar las rutas temáticas de Austria con mucho tiempo, ya que en cada tramo podrá descubrir todo un mundo.