Navegación Contenido Actividades en Austria

Burgenland: el arte de la vitivinicultura y de la construcción

Un recorrido por la región vinícola del soleado Burgenland es un auténtico viaje de placer, tanto para los amantes del vino como para los amantes de la arquitectura.

Hillinger Winery © Michael Sazel
Hillinger Winery © Michael Sazel
 © Esterhazy Betriebe GmbH
© Esterhazy Betriebe GmbH
Lockenhaus Castle © Burgenland Tourismus, Lois Lammerhuber
Lockenhaus Castle © Burgenland Tourismus, Lois Lammerhuber
Mole West © Burgenland Tourismus
Mole West © Burgenland Tourismus
Forchtenstein Castle, Burgenland  © Österreich Werbung / Markowitsch
Forchtenstein Castle, Burgenland © Österreich Werbung / Markowitsch

Desde hace años, cada vez más vitivinicultores de Burgenland apuestan por un estilo de construcción que presenta el arte secular de la vitivinicultura en un entorno estético y elegante y demuestra el éxito que puede aportar la simbiosis entre el vino y la arquitectura.

Espectaculares bodegas en plena naturaleza exuberante

La explotación vinícola Hillinger seduce con su espectacular estilo arquitectónico, literalmente está integrada en el entorno: a fin de aprovechar la temperatura de la tierra, una gran parte del edificio se construyó enterrándolo en la profundidad de la ladera y se cultivaron cepas de vid encima. La parte visible con la sala de degustación de forma cúbica se halla encima de un soporte estrecho y parece “flotar” en el aire; a través de grandes ventanales panorámicos, la vista abarca los viñedos hasta llegar a las montañas de Leita. Siempre que fue posible, se integró la naturaleza en la planificación. Así, las ocho cúpulas de luz con forma de pirámides proporcionan luz natural a la nave de producción subterránea, una de las más modernas de Europa.

Muchas explotaciones vinícolas tradicionales no fueron construidas desde cero, sino que se reformaron con mucho arte, como la explotación vinícola Heinrich en Gols. A pesar de sus grandes dimensiones, la gran sala de producción de vino desprende una cierta sencillez; la construcción, además, seduce por los numerosos detalles bien meditados: el amplio techo de la sala posibilita una zona de almacenamiento y una zona de trabajo en el exterior protegidas de las inclemencias meteorológicas; la ventilación cruzada natural reduce los extremos climatológicos en el interior.

Vino delicioso, arquitectura impresionante, vistas asombrosas

Si no le apetece degustar los vinos de Burgenland galardonados internacionalmente in situ, tendrá muchas ocasiones tentadoras, aunque siempre con la arquitectura como fiel compañera de viaje: el agua baña por completo la construcción cúbica y amplia del Mole West, situado en pleno lago de Neusiedl. El sol no solamente resplandece en la gran terraza, también en el interior del local orientado al sur, que, en caso de necesidad, cuenta con una membrana para proteger el interior de la luz solar. Tanto en el interior como en el exterior, podrá disfrutar de unas vistas espectaculares al lago de la estepa y al vasto horizonte.

Alojamiento en Burgenland: ¿innovador o nostálgico?

Tras un día repleto de aventuras, llega la hora de pensar en el alojamiento: ¿prefiere un diseño moderno como la Wohnothek am Ratschen o una arquitectura típica de Panonia como el rústico Steckhof o un apartamento vacacional en Burg? Ambas opciones tienen su encanto: por un lado, el arte innovador en forma de casita vacacional cúbica con un estilo arquitectónico próximo a la naturaleza y con un interior diáfano y mucha madera. Por otro lado, el encanto de enormes vigas, unos muros de ladrillo con numerosos rincones y paredes blanqueadas con cal.

El estado de los castillos

Con tanta arquitectura contemporánea, sin duda no debería perderse la visita a uno de los castillos históricos de este estado, como el Castillo Forchtenstein, el Castillo Lockenhaus o el Castillo Güssing. El Castillo Esterházy es uno de los castillos barrocos más bellos de Austria y cuenta, cómo no, con su propia explotación vinícola. Y así cerramos el círculo: con una copa de vino tinto, preferiblemente con el vino típico de este estado, el blaufränkisch, y con un sinfín de nuevas imágenes en la mente.