Navegación Contenido Actividades en Austria

Mercados de Austria

“Austria, la tienda de comestibles” es más seductora en los innumerables mercados del país.

Stand with vegetables on a farmer's market
El olor de menta fresca hace cosquillas en la nariz pero enseguida se ve superado por los exóticos aromas a curry o cúrcuma y la frambuesa dulce de rosas salvajes. Un comerciante turco pondera a voces sus melones, enfrente de él, un cocinero chino vende fideos al wok, y el panadero ecológico de Weinviertel ordena sus tartaletas de fruta y escanda en la estantería. Una vuelta al mundo en el mercado Naschmarkt de Viena no dura 80 días, se puede hacer fácilmente en pocos minutos. El mercado más grande de Austria invita a sus clientes a mirar, admirar, descubrir y disfrutar de lunes a sábado. Aquí se puede comprar de todo: frutas y verduras, carne y pescado, pan y queso. Incluso delikatessen como caviar persa, huevos de codorniz o hígado de oca. Los mejores productos del Naschmarkt están considerados por los vieneses como verdaderas recomendaciones: los hermanos Umar tienen los mariscos más frescos de la ciudad, Herta Gruber las chuletas de buey más famosas, cuya calidad incluso se puede comparar con la del buey de Kobe.

Hay un total de 21 mercados en Viena que ofrecen sus productos de lunes a sábado, los fines de semana también hay algunas delicias adicionales. Por ejemplo, los sábados en el Karmelitermarkt se pone el puesto de Slow Food más importante de la ciudad. Allí se venden sólo productos regionales de producción ecológica: salmón alpino y pan de horno de leña bio, queso y productos cárnicos de razas domésticas. Por otra parte, el Brunnenmarkt, en el barrio de Ottakring, que suele estar casi por completo en manos turcas, se amplía los sábados con un mercado en el que los campesinos ofrecen productos regionales. En el punto de intersección de ambos mercados se encuentra toda una institución vienesa: “el Staud”. El señor Staud vende, en un moderno pabellón, sus mermeladas y verduras en conserva famosas en todo el mundo. El interesante ambiente multicultural del mercado atrae especialmente a la gente “guapa”: últimamente, desayunar los sábados en Yppenplatz está considerado como un ritual imprescindible para acabar la semana.

Una plaza de mercado de más de mil años de antigüedad
Viena tiene, como capital, el mayor número de mercados, pero el mercado más antiguo del país, y para muchos el más bonito, está en Salzburgo. En el año 996 el emperador Otto III ya otorgó al arzobispo de Salzburgo el derecho de celebrar un mercado diario en la ciudad. El mercado llamado “Schranne” sigue existiendo y se celebra todos los jueves junto a la iglesia de St. Andrä. En los 190 puestos del mercado se vende comida y flores. El mercado es famoso especialmente por sus especialidades de campesinos locales, y hay puestos que ofrecen knödel, semmelknödel y selchknödel preparados. En la época de Adviento y antes de Pascua, es cuando más bonito se pone el Schranne, cuando los puestos ofrecen una hermosa imagen con sus decoraciones típicas.

Estéticamente, el mercado de la Estación Sur de Linz no es tan atractivo, pero el mercado de verduras más importante de Alta Austria es un mercado muy vital, especialmente los viernes. Ese día, además de los puestos fijos, van también pequeños campesinos y jardineras de la región a vender sus productos y hay multitud de mesas en las que, muchas veces, sólo se ofrecen diez colinabos o dos kilos de ciruelas.

El mayor mercado cubierto de Austria está en Innsbruck. En el renovado mercado de estilo jugendstil se vende comida, especialidades y flores seis días a la semana. Cada primer viernes del mes hay además una exposición, “Mujeres Arte Artesanía”, en la que más de 60 artesanas ofrecen sus creaciones. Igual de variado pero al descubierto, se presenta el animado mercado semanal de la Kornmarktplatz de Bregenz. Vendedores de todo Vorarlberg ofrecen un impresionante surtido de productos, famoso sobretodo por sus originales especialidades. Paul Bentele, el rey de las pomadas de Bregenz, vende cremas de caléndula, marmota o mantequilla de cabra. Y a Alan Cohen, original de New York, se le conoce por sus exquisitas pastas caseras.

En Graz hay un mercado con un gran porcentaje de productos ecológicos: el mercado de productos de campesinos de la Kaiser-Josef-Platz, que existe desde 1928. Aquí se ofrece de todo, desde carnes ahumadas o speck, hasta pescados regionales y, por supuesto, también el típico aceite estirio de pepita de calabaza. A los amantes del queso se aconseja visitar el puesto “Kasalm”: aquí se venden más de 80 quesos de fabricación tradicional de leche cruda y leche ecológica. El mercado situado en el corazón de la capital de Estiria es el más importante de todos los mercados que ofrecen productos de campesinos en Austria. Hay más de cien, con una variedad pequeña pero cada vez más entusiasta, entre el lago Neusiedl y el lago Constanza. Es especialmente pintoresco el de Gars am Kamp, con su multitud de finas hierbas, o el de Pielachtal en Hofstetten.

También van muchos campesinos los jueves y los sábados al mercado semanal de Benediktinerplatz, en Klagenfurt. Gracias a su amplia oferta, es el mejor ejemplo de la nueva “Europa de las regiones”. Aquí se mezclan con naturalidad los productos para la cocina y la bodega de campesinos de la cercana Eslovenia y la Friulia italiana, que vienen a vender junto a sus compañeros de profesión de Cartintia.