Buscar
    • city of Salzburg in autumn
      media_content.tooltip.skipped

    Crónicas de un viaje por Austria

    Sentir es un verbo que en Austria hace honor a muchas de sus acepciones. Difícil sería no experimentar una emoción tras otra en este país alpino que las transmite a través de música, arte, paisaje y hospitalidad. En la crónica viajera que sigue cuento, a mi manera, la grandeza del país pero también esas pequeñas cosas que surgen a cada paso.

    El viaje en un sólo vistazo

    • Vienna Giant Ferris Wheel
    • Salzburgo - el escenario del mundo
    • Farm holidays in Tyrol
    • Innsbruck Innrain
    • media_content.tooltip.skipped
    • media_content.tooltip.skipped
    • media_content.tooltip.skipped
    • media_content.tooltip.skipped

    Día 1/2 - Viena

    Empezamos el viaje a Austria en Viena. Seguiremos los pasos de los grandes maestros. Desde el Kunsthistorisches Museum de Viena hasta la Noria Gigante del Prater, Viena tiene una oferta para todos los gustos.

    Giant Ferris Wheel / Prater Vienna
    media_content.tooltip.skipped

    Vivir el ritmo de Viena girando a su alrededor en la más legendaria de las norias

    La Noria del Prater

    Al entrar en el Prater siento un cosquilleo infantil. Los puestos de comida, los coches de choque, la máquina de puñetazos o las elevadas sillas voladoras tienen un aire vintage encantador. No puedo evitar sonreír ante la cara de satisfacción con que mira un hombre joven a su mujer al ver como se eleva la balanza tras su colosal puñetazo. Es la hora bruja cuando el día se va escondiendo y la noche cae con timidez. La luz idónea para montar en la majestuosa rueda que se alza sobre Viena y muestra con orgullo la belleza de su ciudad y de su musical río, el Danubio. La tremenda estructura está orientada hacia los cuatro puntos cardinales. Sus 65 metros de altura y la velocidad de giro de 2,7 km /h permiten observar al detalle una espléndida panorámica de Viena como bien compruebo al entrar en uno de sus vagones rojos. Saludo a los ocupantes del siguiente vagón que disfrutan de una cena a la luz de las velas.

    media_content.tooltip.skipped

    Dia 3/4 - Salzburgo

    ¡Cuánto me gusta el viaje en tren de Viena a Salzburgo! A bordo de los trenes de alta velocidad de los ferrocarriles austriacos el confort se suma a la pintoresca vista que se puede disfrutar durante el viaje.

    "Jedermann" at the Salzburg Festival
    media_content.tooltip.skipped

    La recoleta y tranquila ciudad se prepara para convertirse en el Escenario del Mundo

    Festival de Salzburgo

    Al llegar fui derecha a la sede del Festival de Salzburgo. Iba a conocer a su nueva presidente, Kristina Hammer ¡Estaba emocionada! La señora Hammer me recibe con calidez. De su mirada se desprende ilusión. Me gusta su vestido del mismo tono que los tulipanes del jarrón. A mis sucesivas preguntas sobre las expectativas de audiencia y el programa, dice sonriendo que ya tienen vendidas 225.000 entradas para las 174 obras que durante 45 días se representarán en los 17 escenarios de Salzburgo, sin olvidar las 54 actuaciones del programa joven “Jung & Jede*r”. Comenta con alegría como el equipo artístico liderado por Markus Hinterhäuser ha escogido nuevas producciones como Katia Kabanova de Janacek, o Il Trittico de Puccini; sin duda se repondrá La Flauta Mágica, Aida y desvela la sorpresa de El Barbero de Sevilla con Cecilia Bartoli que hará su premier en el Festival de Pentecostés dedicado a Sevilla.

    Café Sacher Salzburg
    media_content.tooltip.skipped

    De la Ciudad de la Sal al Universo de la Música

    Al salir a la calle me invade el bienestar de una ciudad que respira serenidad. Cruzo el puente Staatsbrücke para entrar en el casco viejo, Altstadt, patrimonio de UNESCO. Mozart está presente en cada rincón de su ciudad natal. Desde la casa Hagenauer, en la calle Getreidegasse 9, donde nació y vivió su infancia, hasta en los bombones de la pastelería Fürst. Getreidegasse ha guardado su encanto medieval alumbrada por farolillos y adornada con estandartes, pero está llena de tiendas a la última. Me paro ante la de tejidos tradicionales austriacos y aquella en donde una joven modela piruletas como si de esculturas se tratara. Al desembocar en la plaza de la universidad aparece el mercadillo. Salchichas de todos los tonos cuelgan al lado de quesos y brezel. Los espárragos se venden recién cogidos como el ajo silvestre que más tarde tengo la ocasión de probar en la crema de un restaurante tradicional; de segundo una trucha de las que saben a río fresco. De postre me espera la belleza del barrio de la Catedral, uno de los monumentos más magnificentes del barroco temprano, custodiado por la estatua del hombre de tamaño real que se alza sobre la gigantesca esfera dorada.

    Kapitelplatz, Salzburg
    media_content.tooltip.skipped

    Hohensalzburg es la más grande y mejor conservada fortaleza de Europa

    La Fortaleza de Salzburgo

    El funicular más antiguo de Austria sube hasta la fortaleza que se empezó a construir en 1077 bajo las órdenes del Príncipe Arzobispo Gebhard von Helfenstein. No hay palabras para expresar la panorámica 360º de Salzburgo que regala Hohensalzburg con el sol asomándose, por fin. Una vez allí, se entiende el porqué de su invulnerabilidad al ver el grosor de sus muros y su situación dominando el horizonte. Antes de entrar, una visita a las antiguas bodegas convertidas en el delicioso museo de marionetas donde están aquellas más representativas de las obras que se llevan a cabo en el Teatro de Marionetas de Salzburgo. Por cierto, me quedé atónita cuando mi guía me comenta que hacen falta seis años de aprendizaje para saber mover una marioneta del teatro. Un vistazo a la pinacoteca que muestra los sobrecogedores retratos de los 24 Príncipes-Arzobispos y entramos en la magnifica sala dorada, en el cuarto dorado, en lo que fue la biblioteca, decorada exquisitamente gótica.

    Hellbrunn Palace with Star Pond
    media_content.tooltip.skipped

    Castillos oníricos y jardines versallescos

    Castillos de Salzburgo

    Pedaleando hasta Hellbrunn cantaba: Do es trato de varón… y me sentía María mientras iba con los niños von Trapp a visitar el inquietante castillo en Sonrisas y Lágrimas. Nada más traspasar la verja escuché unos simpáticos aullidos que llegaban de aquellos que se sentaron inocentemente a la mesa de Sittikus para acabar empapados por los chorros de agua, un juego más de las extravagancias que se suceden por el palacio de un barroco caricaturesco, lleno de sorpresas. Hay que reconocer que el escenario de Los Juegos del Agua es bellísimo como lo son las grutas de Venus, Diana la Cazadora o el magnífico teatro mecánico con 156 piezas que representan un pueblo medieval. Del insólito Hellbrunn al Palacio de Mirabell, cuyos jardines son patrimonio de UNESCO. Fue edificado en 1606 gracias a otro capricho arzobispal; esta vez por la pasión qué llevó al Príncipe Arzobispo Wolf Dietrich a cultivar los espléndidos jardines para su amante Salomé Alt, bautizando el palacio como Mirabell, bella, hermosa, en italiano ¡Qué bonito!

     

    media_content.tooltip.skipped

    Dia 4/5 - Las granjas del Tirol

    Farm holidays in Tyrol
    media_content.tooltip.skipped

    Sentirse granjero por un día

    Granjas Tirolesas

    De nuevo en el tren, esta vez camino del Tirol, iba de emoción en emoción. Pensé que en breve estaría rodeada de verdes prados, altas montañas, casas de madera y con suerte escucharía el canto del yodel (jodeln, canto austriaco). Este bucólico panorama me encontré en superlativo al llegar la estación de Hopfgarten. Gertraud, la granjera, me esperaba a pie de la estación para llevarme a su bio-granja donde pasaría un par de días. Una persona risueña con la que enseguida entablé amistad. No paramos de hablar mientras el coche subía el monte salpicado por casas de madera, a cada cual más hermosa. Hasta que llegamos a una casa que podría ser el ejemplo de la arquitectura tirolesa. Construida hace siglos por la familia, enteramente de madera, ventanas y balcones tallados en coquetas formas, el granero al fondo unido a la casa, típico del Tirol.

    Farm holidays in Tyrol
    media_content.tooltip.skipped

    La arquitectura tirolesa

    En el prado, los niños saltan en camas elásticas, me saludan con caras sonrosadas y grandes sonrisas; la de la menor destentada, y se van a darle de comer a los conejos y coger los huevos recién puestos. Saludo a la familia, un vistazo rápido de los alrededores y Gertraud me lleva al apartamento que alquila, como tantas granjas del Tirol, y qué volvió a dejarme con la boca abierta. Reinaba el gusto en cada detalle de las habitaciones. La madera protagoniza muebles y ventanas y lo hace a la medida de cada rincón. Edredones de cuadros doblados con esmero reposan sobre las camas. Es hora de un tentempié y a la mesa sale el Holundersirup, una deliciosa limonada que ellos mismos elaboran con sirope de sauce, limón y azúcar, al igual que la mermelada de frutas. Le digo a Gertraud que me quiero llevar el Holundersirup a casa, la mermelada también ¡Me lo quiero llevar todo!. Se ríe y me enseña el establo y las simpáticas vacas mugen a modo de bienvenida.

    Urlaub am Bauernhof
    media_content.tooltip.skipped

    Experiencias únicas en plena naturaleza

    De paseo por el campo disfruto de la vista, de las casas alpinas, muchas de ellas con placas solares, siento paz y el convencimiento de que pocas vacaciones pueden ser tan completas como el pasar unos días viviendo la granja. Las vacas vuelven de pastar y me uno al matrimonio mientras las ordeñan. Los críos no se lo pierden y esperan con ilusión el vaso de la leche recién ordeñada. Durante la velada charlamos sobre aspectos curiosos de la zona, de cómo en las fiestas se visten con el traje típico dirndl para acudir a la iglesia, de cómo el hijo mayor con apenas nueve años en vacaciones se va a esquiar a diario a las pistas que tienen al lado de casa, y de cómo los huéspedes acaban convertidos en amigos y repiten la magnifica experiencia de convertirse por unos días en granjeros del Tirol. Cae la noche y las estrellas brillan sin timidez. Abro las ventanas para aspirar el inconfundible aroma a hierba recién cortada y cobijada en la suavidad del edredón duermo como un bebé hasta que los rayos del sol alumbrando los Alpes me dan los buenos días.

    media_content.tooltip.skipped

    Dia 5/6 - Innsbruck

    Me despido con pena de Gertrud y su familia en la granja. Parece que en vez de una noche hemos pasado un verano juntos. Subo primero a un tren de cercanías para hacer transbordo en otro que me lleva a la capital del Tirol. A pesar de que los Alpes esconden Innsbruck, la realeza austro húngara la descubrió y enamorándose de ella la engalanó con iglesias y palacios barrocos.

    Hasta pronto en Austria

    Y qué más puedo decir...Durante el vuelo de vuelta, en esa tierra de nadie que son las nubes, repaso unos días que ha supuesto mucho más que un viaje; Austria ya estará para siempre en mi baúl de los recuerdos, en el poso que queda de emoción cuando lo trivial desaparece. Aterrizamos y antes de dejar el avión, me digo: ¡Hasta muy pronto querida Austria!

    •                 Kapitelplatz, Salzburg
      media_content.tooltip.skipped

      Descárgate el viaje completo

      ¿Te ha gustado lo que has visto del viaje? Tenemos la crónica completa disponible para descargar aquí. ¡Disfrútala!

      Descargar
    media_content.tooltip.skipped