Buscar
    • Sisi Museum Vienna
      media_content.tooltip.skipped

    Tras los pasos de Sisí: la emperatriz Elisabeth

    De todos los Habsburgo, ninguno es tan conocido como la emperatriz Elisabeth de Austria: incluso 125 años después de su muerte, la fascinación por la vida de Sisí sigue intacta. Si aún quieres estar cerca de ella, puedes ir a los lugares favoritos de Sisí siguiendo sus pasos.

    Villa imperial en Bad Ischl

    Un viaje por la Austria de la emperatriz

    media_content.tooltip.skipped

    Tras los pasos de la emperatriz: los lugares preferidos de Sisí

    Sisí sigue presente en numerosos rincones de Austria, por ejemplo, en las estancias originales de numerosos palacios y villas. Como emperatriz, Elisabeth evitaba el gran público y prefería viajar en lugar de participar en ceremonias públicas.

    Así que no fue sorprendente que, en Viena, Elisabeth fuera del Palacio Imperial de Hofburg al Palacio de Schönbrunn, del Palacio de Hofburg de Innsbruck al Palacio Leopoldskron en Salzburgo, del Palacio de Laxenburg a la Villa Imperial en Ischl, o solo se detuviera allí en su camino hacia países lejanos.

    En estos lugares, Sisí no solo encontró una parte de la libertad que anhelaba, sino que también le recordaban tiempos pasados: el encuentro con Francisco José, su futuro esposo, en Bad Ischl, la lujosa fiesta de compromiso en el Palacio Leopoldskron, que el rey Luis II de Baviera construyó para Elisabeth y Francisco José, a la luna de miel y al nacimiento de dos de sus hijas en Laxenburg o a su refugio, el Palacio de Hermesvilla, que su marido, el emperador Francisco José, le había construido para retenerla más tiempo en Viena.

    Si quieres seguir los pasos de "Sissi" encontrarás lo que buscas en el Castillo Fuschl en la región de Salzburgo, ya que fue el lugar de rodaje ideal para la romántica historia de amor de la pareja imperial que convirtió a Romy Schneider y Karl Heinz Böhm en superestrellas.

    Cinco secretos de la emperatriz Elisabeth

    •                 Empress Elisabeth with a diadem in a strapless dress. Oil painting, anonymous, 1882
      media_content.tooltip.skipped

      Sisí tenía un tatuaje

      A los 51 años, se hizo tatuar en Grecia un ancla en el hombro. Una sorpresa para el emperador.

    •                 Sisi Museum Vienna, writing and drawing utensils
      media_content.tooltip.skipped

      La emperatriz Elisabeth como autora

      Sisí amaba la literatura y la poesía y le gustaba escribir poemas.

    •                 Painting of “Sisi“ and Franz Joseph I.
      media_content.tooltip.skipped

      El tamaño importa

      Sisí era más alta que el emperador Francisco José: con 172 cm de altura, superaba a su esposo de 168 cm de altura.

    •                 Sisi Museum Vienna, Doctor's Case
      media_content.tooltip.skipped

      La dosis hace al veneno

      De vez en cuando, la emperatriz se inyectaba cocaína, que en ese momento se usaba como medicamento. Sin embargo, no se consideraba que fuera adicta.

    •                 Sisi Museum Vienna
      media_content.tooltip.skipped

      ¿Sisí fumaba?

      No está claro si Sisí fumaba o no. Se dice que tenía mala dentadura y gastó enormes sumas de dinero en su dentista. Por ese motivo solo se mostraba en público con su abanico.

    Adaptación cinematográfica de la vida de Sisí

    Romy Schneider como "Sissi"

    El romance inicial, su deseo de autodeterminación e independencia, su excentricidad y su trágico amor por Francisco José convirtieron a Elisabeth de Austria en una celebridad cuya historia fue escenificada en películas y musicales.

    En la década de los 50, Romy Schneider se hizo mundialmente famosa por su interpretación de la joven emperatriz en la trilogía "Sissi". Las películas no eran muy rigurosas en cuanto a los hechos históricos y mostraban a la emperatriz como una joven ingenua y rebelde que adoraba a su "Franzl". Para Romy Schneider, "Sissi" fue el papel de su vida. A pesar de sus esfuerzos por alejarse del personaje, el público la asoció con su papel de emperatriz hasta su muerte a los 43 años.

    En 2022, Netflix comenzará una nueva serie sobre la famosa emperatriz de Austria: Die Kaiserin (la emperatriz).

    Sisi in the film, the biography of Romy Schneider, Hofmobiliendepot (Imperial Furniture Museum) / Hofmobiliendepot (Imperial Furniture Museum)
    media_content.tooltip.skipped

    Proveedores imperiales y reales de la corte

    Las comidas favoritas de Sisí

    Con deporte y dietas estrictas, Sisí persiguió su propio ideal de belleza. Nunca pesó más de 46 o 47 kilogramos. Se dice que algunos días no comía nada más que dos naranjas y una ración de helado de violeta; la emperatriz solía encargar esta delicatessen de sorbete en la pastelería imperial y real de la corte Demel K u. K Hofzuckerbäckerei de Viena, donde aún hoy se puede degustar el helado de violeta.

    Sisí frecuentó una vez el Café Sacher, donde causó un gran revuelo y comió un trozo de la famosa tarta Sacher. Una factura original sigue dando fe de la distinguida visita.

    Si te encuentras en Bad Ischl deberías pasarte por el Café Zauner y pedir pastillas de violeta con glaseado de chocolate. Este antiguo proveedor imperial y real de la corte sigue elaborando el plato preferido de Sisí exactamente como lo hacía en la época imperial.

    Sacher cake - Hotel Sacher / Hotel Sacher Hotel Sacher Vienna
    media_content.tooltip.skipped

    Las joyas más famosas de Sisí

    • Sisí tenía 27 horquillas en forma de estrellas hechas de diamantes y perlas por el joyero Köchert. Algunas las regaló a las damas de compañía y otras fueron heredadas por familiares.

          Portrait of Empress Sisi / Kunsthistorisches Museum, Vienna
      media_content.tooltip.skipped
    • Este adorno para el pelo está inmortalizado en el conocido retrato de la emperatriz que pintó Franz Xaver Winterhalter. Su nieta, la archiduquesa Elisabeth, llevó las estrellas en su boda en 1902.

      Descubre las estrellas
      media_content.tooltip.skipped

    Cinco datos sobre Sisí

    • ¿Cuándo vivió Sisí?

      Elisabeth de Austria-Hungría nació el 24 de diciembre de 1837 en Múnich como Elisabeth Amalie Eugenie von Wittelsbach, duquesa de Baviera. Durante una estancia en Ginebra, la emperatriz fue asesinada el 10 de septiembre de 1898 a los 60 años por el anarquista Luigi Lucheni.

    • ¿Dónde se comprometió Elisabeth?

      El 18 de agosto de 1853, cuando cumplió 23 años, el emperador Francisco José pidió la mano de Elisabeth, de 15 años, en Bad Ischl.

    • ¿Qué edad tenía Sisí en la boda?

      A los 16 años, Sisí se casó con el emperador Francisco José el 24 de abril de 1854 en la Iglesia de San Agustín de Viena.

    • ¿Cuántos hijos tuvo Elisabeth?

      La pareja imperial tuvo cuatro hijos, tres hijas y un hijo.

    • ¿Dónde vivió Sisí en Austria?

      Entre varios otros sitios, Sisí vivió en los aposentos imperiales del Palacio Imperial de Hofburg de Viena y en el Palacio de Schönbrunn. La emperatriz Elisabeth pasó su luna de miel en Laxenburg, en la Baja Austria, lugar donde dio a luz a dos de sus hijos. A Sisí le gustaba pasar los cálidos meses de verano en la Villa Imperial de Bad Ischl, la tradicional residencia de verano de la familia, lejos de la capital, Viena. Sisí solo permanecía en el Palacio de Hofburg de Innsbruck cuando hacía una parada en sus viajes a Merano.

    La vida de la emperatriz Elisabeth en 4 capítulos

    "The Bavarian Rose." Card on the occasion of Emperor Franz Josephs and Empress Elisabeth' Wedding, Steel engraving from Josef Axmann, 1854
    media_content.tooltip.skipped

    El encuentro entre Sisí y Francisco José

    Un momento que lo cambió todo

    La duquesa Ludovica de Baviera iba a presentar a su majestad a su hija Elena, de 17 años. Francisco José las saludó. Mientras estaba hablando con ella, su mirada se desvió hacia la joven que estaba a su lado. Con solo 15 años, Elisabeth acompañó a su madre y a su hermana en el viaje. Para el emperador, fue amor a primera vista.

    Dos días después de su primer encuentro, Francisco José le propuso matrimonio a Elisabeth. Ocho meses después se celebró la boda en Viena. Si es cierto que la vida puede cambiar en un instante y los mendigos pueden convertirse en reyes, los extraños pueden convertirse en héroes o una joven de Possenhofen, en Baviera, en emperatriz: ese instante fue sin duda el encuentro en Ischl.

    Bust of Empress Elisabeth as a bride. Plaster modell by Johann von Halbig, 1853
    media_content.tooltip.skipped

    Los fatídicos años de Sisí en la corte vienesa

    Desde el primer día, la joven emperatriz se sintió abrumada por los rígidos rituales de la corte vienesa. La luna de miel en el Palacio de Laxenburg acabó siendo un desastre. El emperador pasaba días en su escritorio en el Palacio Imperial de Hofburg, mientras su esposa era profundamente infeliz.

    En algún momento, Elisabeth comenzó a rechazar las eternas expectativas y se emancipó. No quería ser una esposa devota ni una madre sobreprotectora y, definitivamente, no quería ser una mera figura decorativa. Francisco José se adaptó a su esposa poco ortodoxa y amante de la libertad en la medida en que su posición se lo permitía. Sisí se sentía atrapada en una jaula de oro y poco a poco enfermó. Al final, no pudo más y empezó a emprender largos viajes.

    Empress Elisabeth Monument in the Volksgarten, Vienna
    media_content.tooltip.skipped

    El deseo de viajar de la emperatriz Elisabeth

    Una eterna huida

    Su precipitada partida de Viena a Corfú fue el comienzo de una odisea para el resto de su vida. Elisabeth siguió huyendo hasta su muerte. Se trasladaba incansablemente de un balneario a otro, permaneciendo siempre apenas unas cuantas semanas. Sisí amaba el mar, navegaba por las peores tormentas y tenía tatuada un ancla en el hombro.

    Durante el día, pasaba su tiempo con un estricto programa deportivo (sus doncellas tenían que ser recogidas regularmente por un carruaje porque ya no podían seguir a la emperatriz) y se la consideraba la mejor amazona del mundo.

    Ya no permitía retratos de sí misma: su última foto es de cuando tenía 30 años y, en su último cuadro, 40. Más tarde, salvo sus doncellas, nadie vio nunca más su rostro, que siempre ocultaba tras un velo, un abanico o un paraguas.

    Franz-Joseph-Vault in Vienna / Capuchins' Crypt
    media_content.tooltip.skipped

    La trágica muerte de Elisabeth

    La muerte de la emperatriz el 10 de septiembre de 1898 fue tan insólita como su vida. Un atacante le clavó una lima afilada en el corazón en el lago Lemán. Al principio, Sisí ni siquiera se dio cuenta de la punción y pensó que el hombre acababa de tropezar con ella. Se levantó, se disculpó con los transeúntes por su percance y se apresuró a subir con su doncella al barco con el que quería cruzar el lago.

    Una vez a bordo, la emperatriz se desmayó. "¿Pero qué ha pasado?", fueron sus últimas palabras. Minutos después fallecía la mujer que se convertiría en una de las mujeres más famosas de los Habsburgo. Solo una gota de sangre manchó su vestido.

    • Viena, la ciudad más verde del mundo

      No hay una ciudad más verde que Viena: Viena fue seleccionada entre más de 100 metrópolis como ganadora del ranking "Las 10 ciudades más verdes del mundo 2020".

      Descubrir más
          Vineyards near Vienna
      media_content.tooltip.skipped
    • Construir (casi) como un emperador

      Bad Ischl es la capital secreta de la región de Salzkammergut y algo así como el origen de las vacaciones de verano, cuando la gente empezó a salir de las ciudades para pasar el verano en lugares más frescos.

      Arquitectura en la región de Salzkammergut
          Salzkammergut Bad Ischl - Lehar Villa
      media_content.tooltip.skipped
    media_content.tooltip.skipped