Buscar
    • Exterior view Kunsthistorisches Museum Vienna (Art History Museum) / Kunsthistorisches Museum, Vienna
      media_content.tooltip.skipped

    Kunsthistorisches Museum de Viena

    Una vez vista la excelsa Plaza de María Teresa en Ringstrasse, donde se sitúa el KHM, al entrar bajo la cúpula octogonal, impresiona la escalera de la que el escritor Gottfried Fliedl diría: La grandiosa escalinata del museo debía servir para ensalzar la labor del mecenazgo de la casa imperial y ser, al mismo tiempo, una auto representación de la burguesía.

    Contenido y continente están a la misma esplendorosa altura

    Así lo debió pensar Francisco José I- esposo de Isabel de Baviera, Sissi- al ver terminado el escenario que encargó a los arquitectos Gottfried Semper y Carl von Hasenauer para albergar seiscientos años de colecciones de los Habsburgo que se remontan a piezas de cinco milenios. La visita al Museo hay que tomársela con calma; en realidad se necesitarían días, meses, para asimilar tamaña belleza. La plantas bajas están dedicadas a las colecciones de antigüedades romanas, griegas, egipcias… y también a la Kunstkammer – una de las cámaras de arte más completas del mundo - de la que cabe destacar el salero de Cellini, revestido en oro, marfil y esmalte, propiedad de Fernando II de Habsburgo a quien se lo regaló Carlos IX de Francia. La obra maestra representa al dios del mar Neptuno y la diosa de la tierra Ceres, en una fusión de las fuentes de la sal. Y ocurrió que una mañana el portero del KHM descubre hecha añicos la vitrina que guardaba celosamente la magnifica obra del orfebre y escultor Benvenuto Cellini s. XVI. El salero de oro valorado en cincuenta millones de euros, había desaparecido. Como por arte de magia un día de invierno del 2006, apareció enterrado en una caja de plomo en un bosque al norte de Viena y regresó a su nueva vitrina del KHM.

    • El salero de oro / Kunsthistorisches Museum
      media_content.tooltip.skipped

      El salero de Benvenuto Cellini recubierto en oro, marfil y esmalte está considerado el salero más caro del mundo

     / Kunsthistorisches Museum, Vienna
    media_content.tooltip.skipped

    Descubre una inmensa variedad de arte

    Los tesoros exóticos del KHM

    Muchos de los valiosos objetos están almacenados en el Edificio Central del Palacio Imperial Hofurg. Sin embargo, en el recorrido por el mapa mundi del KHM se observan huevos de avestruz con peanas de oro, magnificas conchas marinas con terminaciones de plata, barcos veleros fabricados con materiales nobles y el bello hipopótamo azul, parte de un ajuar funerario egipcio. Se suceden salas amplias que permiten contemplar las obras con serenidad y espacio. Sin obviar la esplendorosa Sala de Columnas, patrimonio protegido y núcleo del museo, en la que un joven Gustav Klimt realizó una serie de frescos que decoran espacios entre las columnas, coronando las arcadas de la pared norte de la escalera principal, al que acompañan el sello de otros artistas de la categoría de su hermano Ernst Klimt, Franz Matsch, Mihály Munkácsy o Hans Makart.

    Ambras Castle Innsbruck / Innsbruck, Schloss Ambras
    media_content.tooltip.skipped

    La cámera de maravillas de Fernando II.

    El origen de la colección: El castillo de Ambras en el Tirol

    Cabe aclarar que muchos de ellos vienen de la colección de maravillas de todo el mundo que fue almacenando el archiduque de Habsburgo, Fernando II del Tirol. Haciendo un inciso hay que mencionar que el monarca se casó por amor con la plebeya Philippine Welser, mujer exquisita, adelantada a sus tiempos, y le regaló el Castillo de Ambras a las afueras de Innsbruck.

    Por otro lado, Francisco José I demostraba verdadero interés por los viajes alrededor del mundo. De hecho, adquirió la colección de James Cook a principios del s. XIX y financió una expedición a Brasil con motivo de las nupcias de su hija.

    Descubre la historia del amor de Philippine Welser
    La escogida Pinacoteca del KHM / Kunsthistorisches Museum
    media_content.tooltip.skipped

    Exposiciónes especiales

    De su armería se puede asegurar que es la mejor en su género, donde se encuentra hasta el más mínimo detalle de lo necesario en cualquier batalla o torneo que se preciara, tanto de cetrería, caza, e incluso armaduras. La exposición dedicada a ellas IRON MEN, estará vigente hasta finales de junio.

    La música protagoniza Viena y como tal el KHM le otorga doce salas dedicadas a diferentes épocas de su historia, maestros e instrumentos, tanto renacentistas como barrocos. El dinero también es importante y por ello le dedica una rica trayectoria numismática con una colección de monedas que se cuenta entre las cinco más valoradas a nivel mundial.

    Descubre más sobre la exposición Iron Men
    •                  / Kunsthistorisches Museum, Vienna
      media_content.tooltip.skipped

      El café de la Cúpula

      No puede haber mejor pausa en el camino que un café vienes acompañado por alguno de sus deliciosos dulces en el Café de la Cúpula. Antes de salir es un ineludible pasar por la tienda del KHM llena de bellas tentaciones relativas a lo visto entre las regias paredes del KHM.

    Una espléndida Pinacoteca

    Para comenzar a hablar de la Pinacoteca del KHM que ocupa dos alas de la primera planta, hay que mencionar el privilegio que supone la contemplación de la serie cronológica de la Infanta Margarita que le enviaba Diego Velázquez a su futuro esposo, su tío el rey Leopoldo, entre otras de sus obras que cuelgan en el Museo; una de las colecciones más importantes de retratos de Velázquez. Como también alberga una amplia selección de La Escuela Veneciana con obras de Tiziano, Bellini, Giorgione, Tintoretto, El Veronés y Canaletto. Están la serie de Cazadores en la Nieve (influida por el paisaje alpino) y La Torre de Babel, ambas de Pieter Brueghel El Viejo, La Madona del Prado de Rafael o la luz única de Vermeer en El Arte Pictórico, y obras maestras de Rubens, Rembrant o Durero, entre otros. Al término de la visita a uno de los museos más relevantes del mundo es inevitable recordar a Reger, personaje de Thomas Bernhard en su obra Maestros Antiguos, quien sentado frente al cuadro de Tintoretto Retrato de un hombre con barba Blanca reflexionaba sobre su vida en la que se incluían cuarenta años de visita recurrente al KHM. Bernhard, su creador escribía. En el Kunsthistorisches Museum encuentra Reger lo que no encuentra en ninguna parte.

    Al término de la visita a uno de los museos más relevantes del mundo es inevitable recordar a Reger, personaje de Thomas Bernhard en su obra Maestros Antiguos, quien sentado frente al cuadro de Tintoretto Retrato de un hombre con barba Blanca reflexionaba sobre su vida en la que se incluían cuarenta años de visita recurrente al KHM. Bernhard, su creador escribía. En el Kunsthistorisches Museum encuentra Reger lo que no encuentra en ninguna parte.

    media_content.tooltip.skipped
    media_content.tooltip.skipped